Factory VIPs

Sandra Uve: «Me identifico con héroes cotidianos y reales»

Por  | 

¿Quién es Sandra Uve? Ah, sí, esa moza que salía en Cuatro, de madrugá, hablando de SEXO. Mmm… y también por la radio, ¿no? Creo que la he visto más veces por la tele y algo de ella he leído por un montón de sitios. Se mueve esta chica, ¿eh? ¡Hasta ha hecho cómics! Pero es que Sandra, a pesar de un currículo laboral de lo más inquieto y variado, es ilustradora al fin y al cabo, y sus comienzos, prometedores, en el mundo de los fanzines (Annabel Lee, Ponnette) no deberían olvidarse. Ella misma no lo hace y nos presentará, en breve, el cómic Hora Zulú, en el cual regresa a la autoedición y ha aprovechado las posibilidades que ofrece el crowdfunding para sacarlo adelante. Hablamos con ella sobre este nuevo proyecto y esto es lo que nos contó. Con ustedes, la femme Sandra Uve. 

Lo primero que llama la atención es que hayas optado por la autoedición, totalmente legítimo, por supuesto, y que además no te es desconocida. ¿Por qué lo has hecho así? ¿Las editoriales convencionales no te acababan de convencer?

Algunas editoriales españolas son estupendas, pero la distribución es muy complicada. Sus precios elevados provocan que el pago al autor sea mínimo y que las ganancias dependan de las ventas. Pero aquí viene el otro problema. Hay tantos volúmenes extranjeros que distribuir que las obras están muy poco tiempo, y con muy pocos ejemplares, en las tiendas. La autoedición y la venta por internet recorta considerablemente no sólo los gastos intermediarios, sino la facilidad de acceso a la obra  por parte del lector. De esta forma el autor puede hacer una obra que sea rentable aún a riesgo de tener que enviar él mismo los ejemplares. 

¿Cómo ha sido tu experiencia con el crowdfunding? ¿Repetirías experiencia en el futuro?

Ha sido muy intensa. Toda la promoción debes llevarla personalmente y de forma constante y correcta: enviar diariamente mails, twitts y mensajes en redes como Facebook. Llamar a toda la prensa conocida. Si existen amigos en comunicación para que difundan el proyecto, debes pedirles ayuda. En mi caso Eva Calleja de Prisma Ideas y David Díaz de Greatcommunication, han hecho una  gran labor de difusión. El crowd es un trabajo de equipo. Amigos y conocidos apuestan por tu obra, te ayudan a que salga adelante. 

Hora Zulú parece una obra muy personal y que evoca cierta nostalgia, ¿cuánto tiene de autobiográfica? ¿Puedes darnos algunas claves sobre lo que podremos encontrar en ella?

La narrativa recupera el estilo intimista que tenía Los Juncos, pero no tiene nada de autobiográfica. El único punto común podría ser que empieza y acaba en la misma playa, que a su vez es la de mi infancia. En la obra se habla de crecimiento, superación y educación. Es una historia de amor a tres bandas. También se tocan temas candentes como el desarrollo sostenible y la neurociencia. La historia es un work in progress. Los protagonistas deben superar escollos que no están al alcance de su mano. El amor es la cuerda en la que se agarran para no caer. 

¿Por qué has decidido justo ahora embarcarte en una obra de este tipo?

Hora Zulú empezó en el 2011 después de varios intentos fallidos en novela gráfica. Los Juncos pesó demasiado personalmente y me costó muchísimo sacármelo de encima creativamente. Hora Zulú empezó siendo un ejercicio por capítulos, y la obra fue evolucionando hasta convertirse en una historia compleja, nada lineal y con mucha figura retórica cinematográfica. Es una obra que no puedes dejar de leer hasta que termina. 

¿Qué es lo que más te ha influido a la hora de guionizar y dibujar este cómic? ¿Has recibido la inspiración de algo o alguien en particular?

Sí. Varios factores han acabado hilando Hora Zulú. Por una parte la situación social actual. Plantearnos preguntas como ¿qué es lo que realmente nos importa? ¿por qué creemos que necesitamos tantas cosas? ¿qué es lo que realmente queremos hacer? La vida es muy corta y sólo un 5% de la población mundial hace lo que realmente quiere en su vida. Y sólo tenemos una. Y es corta. Esta filosofía se concretó en un guión cuando leí la historia de Phineas Gage. Y hasta aquí puedo contar… 

Quizás sea un poco pronto pero, ¿tienes en mente otros proyectos, aunque no sean relacionados con el mundo del cómic?

No es pronto. Hay que seguir haciendo cosas si haces lo que más te gusta. Sí. Tengo nuevos proyectos de literatura infantil y un nuevo cómic para empezar dentro de un año sobre la isla de Formentera. 

El mundo del cómic mainstream vive completamente ajeno a los artistas independientes como tú, pero todo amante del cómic conoce Los 4 Fantásticos o Blueberry. ¿Cuáles son tus favoritos y por qué? ¿Con qué super-héroe o super-heroína clásico/a te sientes más identificada?

Pues a riesgo de que suene snob, me identifico con héroes o superheroínas cotidianas y reales. Desde las protagonistas de “Ghost World”, Alison de “Fun Home”, o Ulli de “Hoy es el último día del resto de tu vida”, hasta la mejor de todas, Marjane Satrapi en “Persépolis”. 

Aparte de tu nueva creación, Hora Zulú, ¿qué otras obras dentro del mundo del cómic recomendarías actualmente?

Todas las que he citado. En general hay muy buenas obras en novela gráfica. Intimistas, historias cotidianas y alejadas del entretenimiento puro y duro. Hay muchos títulos pero las obras de Camille Jourdy, Aude Picault, Allison Bedchel. El año pasado leí algunos cómics muy buenos: Caído del Cielo y Viaje con Bill (maravilloso). Toda la obra de Jason es increible. 

Cambiando de tercio, probablemente el gran público se encontró contigo por primera vez en Cuatrosfera, hablando de sexo, como la Doctora Ochoa pero con menos pretensiones… ¿hasta qué punto marca el que te relacionen con lo ‘porno’ y alrededores? Fíjate que he hablado de la Doctora Ochoa, 25 años después de que dejara de ‘hablar de sexo’ y se casara con el arquitecto… Sin embargo, ¡sigue siendo la Doctora Amor para la mayoría! ¿Te preocupa eso?

Fue una época muy divertida. Trabajé en Paramount Comedy, CuatroSfera y en Canal Plus. Pero la tele ya no tiene nada que ver con el medio que yo conocía. Me planteé hace tiempo la idea de recuperar mi carrera cuando acabé Bellas Artes y aparcar definitivamente esa etapa, para dedicarme a dibujar cómics, ilustrar y pintar. Vivo una vida relajada, entre lápices y lienzos, delante del mar y viendo crecer a mi pequeña Valentina. Intentando salir adelante con pocos recursos, pero tremendamente feliz de haber escogido por fin el camino en el que mejor me encuentro.

*Hora Zulú ya a la venta en www.sandrauve.com

Maña con medio corazón en Francia. Rara profesional. Adicta a los cómics y a alguna otra cosa más. Una vez al año se deja ver con su banda The Murnaus.

Tienes que registrarte para comentar Login