En papel

Citas para cortarse las venas (II): Pérez-Reverte

Por  | 

Es la atalaya moral desde la que Occidente se observa a sí mismo y a los pueblos bárbaros colindantes. Es esa paloma del meme que otea el skyline neoyorquino y medita: “A ver en quién me cago hoy”. Porque puede. Porque vuela más alto que tú. El corresponsal de guerra con metralla en los cojones, el padre de Alatriste, el vengador tuitero. ¿Crees que las rajadas de Don Arturo no tienen valor porque ha esperado a ser millonario para vomitarlas? Y qué sabrás tú, qué sabrás de la insondable majestuosidad de ser Perez-Reverte. Tú, pobre mortal. Tú, paria de la tierra, calla, escucha y agacha las orejas.

Siéntete orgulloso de haber sido contemporáneo del último valiente, o prepárate para retarle a un duelo, florete en mano. O para que te cague encima. Tú eliges.

Dicen de él… se notan el gusto y el conocimiento del autor por los ejércitos y soldados, pero no cae en los datos absurdos y superfluos ni en la pedantería.

“El saber historia da la lucidez y el conocimiento suficiente para no repetir errores.”
Podría escribir una página entera sobre esta falacia biensonante que es universalmente compartida por todo individuo que se precie, desde el más analfabeto al más culto, pero me limitaré a pegar la siguiente cita de uno de los mejores psicólogos que hay en España, no porque sea el mejor psicólogo, sino porque la frase es definitiva. “Quien no conoce la historia está condenado a repetirla, y quien la conoce, tal como demuestra la historia, normalmente también” (Pedro Jara). Sobran más palabras.   

“La única salvación posible estriba en dos palabras: educación y cultura.”
Shakespeare y Cervantes son muy buenos para erradicar la utilización de minas antipersonas, por ejemplo. El Quijote, sin ir más lejos, te salva de caer en las drogas y la ludopatía. Dostoievski, Quevedo y Góngora son ideales para no contaminar el medio ambiente y para no bombardear países al tun tún. Homero y Albert Camus mitigan el cohecho, la prevaricación y el tráfico de influencias. Sin embargo, para la apropiación indebida, sólo se recomiendan Dickens y Julio Cortázar. Contra la homofobia es particularmente efectivo leer a Federico García Lorca. Por otro lado, Nietzsche y Sartre evitan que los políticos repitan holocaustos y que pongan alambradas a gente que huye de la guerra. Walter Benjamin, Thomas Bernhard y Franz Kafka funcionan muy bien con la obesidad infantil y la anorexia. ¿Para el trastorno antisocial? Henry Miller y Virginia Woolf. ¿Y para el colesterol? Borges (el escritor, no las nueces). 

A ver en quién me cago hoy.

«A ver en quién me cago hoy».

“Sócrates y Séneca se suicidaron por inteligencia, y la Europa que ellos iluminaron se suicida por estupidez.”
Pobres eminencias culturales que no pueden soportar tanta brillantez mental. Supongo que si Pérez Reverte no se ha suicidado es porque es un poco menos inteligente que Sócrates y Séneca. Tal vez la oligofrenia sea una bendición al fin y al cabo.

“España es un país cada vez más inculto”. “España es un país gozosamente inculto”. “¿Contradictorio? Esto es España, querido amigo. Sólo es una faceta más del poliédrico disparate”. “España es un país en el que las ilusiones se van rápido, las decepciones se acumulan, y en el que cualquier español se da cuenta de que hay algo que está fallando desde hace siglos, lo que produce un cansancio histórico». “Ser español y lúcido aparejó siempre una seca soledad”. “Sobre España: este paraje ingrato, envidioso y miserable, históricamente enfermo. De esta ruin madrastra y sus turbios, desvergonzados, impunes secuaces”. “Cualquiera que haya leído Historia de España sabe que aquí hemos sido todos igual de hijos de puta”. “Sobre España: atormentada piel de toro española, turbia y homicida, cuna de Caín”. “La historia ha demostrado mil veces que no hay nada mas peligroso como un español acorralado”.
¿Pero este tío no sabe que hay más seres humanos fuera de la península ibérica y son igual de miserables e ‘hijos de puta’? Hay que viajar un poco ehh.

“Las banderas, sin distinción, siempre las tejieron mercaderes sin escrúpulos y las agitaron demasiados hijos de puta.”. “El español es históricamente un hijo de puta.”. «Se diría que en España los hijos de puta siempre están blindados.». “Una chiquilla de catorce años (…) a la que amenazaban con esa falta de piedad que ciertos hijos e hijas de la grandísima puta, a la espera de madurar en esplendorosos adultos, desarrollan ya desde bien jovencitos.” (Extracto del ensayo psicólogico sobre el bullying titulado “Esas jóvenes hijas de puta”).
Hijo de puta por aquí, hijo de puta por allá, hijo de puta por arriba y por abajo, niños hijos de puta, adultos hijos de puta y ancianos hijos de puta … concienzudo y exhaustivo análisis psicológico de la naturaleza humana. Utilice otros insultos al menos para variar un poquito, ¡que es académico de la RAE! Propongo ‘cabrones de mierda’, ‘sabandijas asquerosas’ y ‘babosos chupapollas’.

No veo ningún problema en ser un escritor chulo que diga muchas palabrotas. Para escritor chulo, soberbio, altivo, malhablado, grandilocuente y cabrón, un servidor. El problema es cuando se juntan la chulería y la ignorancia. Créeme, Arturo, me ha pasado alguna vez y cuando me he dado cuenta me han dado ganas de vomitar sobre mí mismo. Si hay algo más patético que un escritor chulo y orgulloso con delirios de grandeza como nosotros dos (o el 99% de los escritores), es un escritor ignorante víctima de creencias preestablecidas e incuestionables. Si eres un macarra ‘rebelde’, por lo menos que coincida con cierta lucidez, apertura mental, autocrítica y cuestionamiento de los propios esquemas mentales que nos han inculcado desde bebés. No hay nada más falaz que creer que el problema de los españoles es su Historia y su Cultura.

«Somos un país de golfos y gilipollas; por cada golfo, 100.000 gilipollas».
Bien, por lo menos ya no somos ‘hijos de puta’. Progresamos adecuadamente. Un par de semanas más de terapia y tenemos al chiquillo como nuevo. Por otro lado, si el 99% de los españoles son unos gilipollas y unos hijos de puta (que no digo que no), y tú has llegado a vender un millón de ejemplares de alguna de tus novelas en España, ¿no serás tú uno de esos golfos? Porque no me salen las cuentas. La población potencialmente lectora en España son 30 millones de personas. Suponiendo que el 1% sea decente y dé la casualidad increíble de que todos ellos sean lectores de Pérez-Reverte, estamos hablando sólo de 300.000 personas. ¿De dónde me estás sacando las 700.000 personas que faltan? Dios mío, Arturo, ¿no te estarás enriqueciendo mayormente a costa de gilipollas e hijos de puta? Tus lectores quizá te ríen los insultos porque no se le dan bien los números o porque no se han parado a hacer la cuenta. Por otro lado, no sé qué pensar de un libro que vende un millón de ejemplares si la mayoría de la población es gilipollas. ¿Qué podría alimentar a un gilipollas que no fueran gilipolleces? Por favor, no te menosprecies de esa manera.

“La rebeldía es el único refugio digno de la inteligencia frente a la imbecilidad.”
Depende de a qué rebeldía te refieras, si al rebelde de ‘sois todos unos hijos de puta y unos incultos de mierda’ o al rebelde que toma el mando de su vida y se crea una burbuja de salud mental al margen de la sociedad enferma. Sobre la rebeldía tipo ‘sois todos unos hijos de puta estúpidos’,  a menudo lo más inteligente es adaptarse a la situación lo mejor posible y no dar la nota, no provocar más violencia de la que ya hay (deberías haberte dado cuenta tras ser reportero de guerra), sobre todo si das rienda suelta a tu ‘rebeldía’ en situaciones cotidianas sin el búnker de la Gran Literatura, la Gran Columna de Opinión y la RAE. Si fuéramos todos tan inteligentes como para decir ‘sois todos unos hijos de puta’, ya nos habríamos extinguido a hostias, pues cada rebelde defendería su verdad, su punto de vista sin tener en cuenta al otro. La inteligencia por sí sola no tiene más valor que resolver el Cubo de Rubik. Inteligencia y/o cultura y lucidez-consciencia son aspectos totalmente diferentes que no deberían confundirse si se quiere decir algo con un mínimo de sensatez.

Bla bla bla golfos bla bla bla zalacaínes bla bla hijos de puta...

«Bla bla bla golfos bla bla bla zalacaínes bla bla hijos de puta…».

“Sin cultura no hay futuro posible. Los pueblos incultos, sobre todo los deliberadamente incultos, tienen un futuro problemático.”
A continuación tiraré de citas porque el tema de la Cultura ya me da pereza: “Sabemos que un hombre puede leer a Goethe o a Rilke por la tarde, que puede interpretar a Bach y a Schubert y, por la mañana, iniciar su jornada laboral en Auschwitz” (George Steiner). “Y al revés, debe de existir gente iletrada que da su sangre, arriesga su vida y se presta voluntaria para apagar incendios, o que adopta a niños discapacitados, pero cuya opinión sobre el arte moderno es: Podría haberlo hecho mi hija de cuatro años.” (Steven Pinker)

Alemania es uno de los países donde se consume más cultura y su población tiene el cerebro totalmente lavado por los medios que obedecen a la banca depredadora y psicópata. Podrían haber exterminado a los griegos y no habría habido ninguna protesta social importante en sus calles.

Una educación enciclopédica que dé la espalda a la psicología y la ciencia, que es la que defiende Pérez-Reverte y la que se estila desde siempre, está abocada al fracaso, así lo demuestra la Historia que tanto le gusta a Arturo. Además, personalmente, en mi experiencia en la jungla de la literatura, me he encontrado más ‘gilipollas’ e ‘hijos de puta’ por metro cuadrado que en cualquier otro ámbito del populacho ‘vulgar e iletrado’.

“A algunos basta oírlos expresarse para comprender que, no es que no hayan ni hecho el Bachillerato, es que alardean públicamente de ello.”
En fin, creer que el Bachillerato puede suponer un cambio importante respecto a convertirse en un gilipollas, un hijo de puta o una persona ‘como Dios manda’, es cuanto menos osado. Es posible, incluso, que un Instituto sea una fábrica de hijos de puta rindiendo al máximo de su potencia.

“La vida es muy traicionera, y cada uno se las ingenia como puede para mantener a raya el horror, la tristeza y la soledad. Yo lo hago con mis libros.”. “Yo no tengo ideología, amigo mío. Yo lo que tengo es biblioteca.”. “Una biblioteca no es un conjunto de libros leídos, sino una compañía, un refugio y un proyecto de vida.”
En la biblioteca cago, en la biblioteca duermo, en la biblioteca follo (metiendo la polla entre los libros), en la biblioteca paro a mis hijos (un coñazo porque no me dejan leer en paz), en la biblioteca cocino, en la biblioteca trabajo, en la biblioteca escribo una y otra vez que sois todos unos hijos de puta gilipollas incultos estúpidos, en la biblioteca me entierran y que pase la siguiente eminencia cultural, que si no estamos perdidos. Si todo el mundo viviera en búnkeres-bibliotecas nos sorprendería la utopía, claro, porque nadie interactuaría con nadie y todo el mundo ‘protestaría en silencio’ (como dice tu colega Vargas Llosa).

 “Nadie puede pedir perdón por la historia. Ésta es la que es y somos hijos de ella.”
Historia, historia, historia, cultura, cultura, cultura. Somos lo que somos por la historia y por la cultura, que por caprichos de azar, fue la que fue y es la que es, no es la naturaleza humana ni la evolución el problema. Pregunto: ¿hay algún pueblo con una historia maravillosa que haya dado hijos lúcidos y conscientes? ¿Es la historia imperialista y militar de Francia o Estados Unidos más ‘humana’ y lúcida que la española? ¿Y la de Alemania? Unos angelitos. ¿Hay alguna época histórica en la humanidad que haya sido mínimamente aceptable? ¿Tanto conocimiento de Historia y no has podido llegar a la conclusión de que no es cuestión de Historia sino de naturaleza humana? Pues entonces a ver si variamos un poco el tipo de libros que leemos y cae algo de psicología científica (o de sociobiología) para no ser tan superficiales y simplistas.

“Cuánto más peligro tiene un imbécil que un malvado.” (Traduzco: un imbécil es mucho más peligroso que un malvado)
Yo no he conocido muchos imbéciles que asesinen a 6 millones de personas. 

“Siempre hubo Torres Gemelas de Nueva York, ‘troyas’ y caballos de madera, bárbaros y constantinoplas.”
Pues entonces no es tan necesario conocer la historia si al final el ser humano te mete la misma mierda por detrás aunque con distinto disfraz. ¿Has visto como ya nos vamos entendiendo? Si el ser humano tiene alguna solución, saldrá del conocimiento que tengamos de psicología y otras ciencias o no vendrá nunca.

“De nada sirven las urnas si el que mete la papeleta es un analfabeto.”
Hay analfabetos bastante sabios y lúcidos. El ex presidente de Uruguay, sin ser analfabeto, no era una enciclopedia precisamente. Y hay gente cultísima súper ignorante, inconsciente, engañada, aborregada o fanática de unas ideas patológicas en la misma proporción por lo menos.

Gracias a su país de mierda por la distinción, ministro.

«Gracias a su país de mierda por la distinción, ministro».

“Respecto a los perros: nadie que no haya convivido con uno de ellos conocerá nunca, a fondo, hasta donde llegan las palabras generosidad, compañía y lealtad.”
Pues es la primera noticia que tengo, oiga. Yo pensaba que el perro era el mayor de los ‘hijos de puta’, un maldito interesado, gilipollas, estúpido, vasallo, inculto, traidor y mezquino. Hay un antes y un después en mi vida tras leer esa cita tan reveladora.

«Si hubiera más educación habría menos independentismo.»
Qué obsesión con la Educación tiene este hombre. El independentismo surge precisamente de una educación y culturas independentistas. El inculto total no sabe ni en qué país vive. ¿No te estarás refiriendo a ‘más educación nacionalista española’? ¿Te refieres a que el País Vasco y Cataluña necesitan más horas lectivas? ¿O tal vez te refieres a que si Arnaldo Otegi u Oriol Junqueras se hubieran leído toda tu biblioteca, o al menos, a los grandes ‘clásicos’ de la literatura, ya no serían independentistas? Pues no quiero aguarte la fiesta, pero puede que alguno de ellos sea bastante más educado y culto que tú, para que veas qué inútil es la educación y la cultura.

Enrique Rubio es un guionista y escritor nacido en Mordor (escombrera del levante español) pero ovetense de pleno derecho y polaco de adopción. Afín a tipos como Charles Bukowski, Chuck Palahniuk, Woody Allen o Yorgos Lanthimos, es autor de las novelas ‘Tengo una pistola’ (Planeta, 2009, finalista del premio Silverio Cañada) y ‘Tania con i. 56ª Edición’ (Destino, Premio Francisco Casavella 2011) y responsable a todos los efectos del blog ‘Me arrepiento del mañana’ (http://www.enriquerubio.es/blog).

Tienes que registrarte para comentar Login